Buscar
  • Apu Winery

El impacto económico de la viticultura heroica


Nuestro vino tinto descansa ahora en barricas de roble francés, lo que permite que los sabores y aromas se estabilicen y se fundan. La vendimia ha terminado hace tiempo, pero seguimos reflexionando sobre la gratitud que sentimos cuando se aplasta la última uva recogida a mano. Ver salir el zumo fresco de la prensa nos recuerda que hay algo profundamente satisfactorio en el cultivo de uvas en las profundidades de los Andes.


Gestionar un viñedo a esta altitud no es poca cosa. De pie entre las dramáticas cumbres de los Andes, contemplando un precipicio bordeado de vides, uno no se pregunta por qué el cultivo de uvas en condiciones extremas se denomina "viticultura heroica". El término se aplica a los viñedos plantados en terrenos difíciles: altitudes superiores a los 500 metros, en pendientes superiores al 30%, en terrazas o terraplenes, o en pequeñas islas (Centro). Aunque los viñedos sólo deben cumplir uno de los criterios para ser considerados "heroicos", nosotros cumplimos 3 de ellos. Las dificultades a las que nos enfrentamos con nuestra gran altitud, las fuertes pendientes y las terrazas nos hacen sentirnos especialmente orgullosos de cada botella de vino que producimos.


Sin embargo, la superación de estos obstáculos orográficos no es lo más gratificante de este proyecto; su impacto económico en las comunidades locales es lo más satisfactorio. El trabajo manual es necesario en los viñedos heroicos donde las condiciones del terreno son tan desafiantes que el uso de máquinas es imposible. En los viñedos más grandes y accesibles, las máquinas realizan la mayor parte del trabajo. En nuestras empinadas laderas, la mecanización no es posible, por lo que necesitamos muchas manos humanas para completar los ciclos de cultivo de la uva y de elaboración del vino. Aquí todo se hace manualmente, desde la plantación hasta la poda, pasando por la vendimia, el estrujado y el embotellado. Cuantas más manos necesitemos, más familias mantendremos.


Algunos viñedos de esta clasificación se encuentran en zonas remotas con pocas posibilidades de desarrollo económico. Es el caso de nuestra región, Apurimac. Según un estudio de seguimiento de la pobreza en Perú, Apurímac es la segunda región más pobre de Perú (INEI). En esta sociedad agraria, la mayoría de las familias propietarias de tierras dependen de los cultivos a corto plazo para su sustento e ingresos, lo que las hace vulnerables a la sobreproducción, el endeudamiento y otros riesgos. Los que no son propietarios de la tierra se encuentran expuestos a prácticas de alquiler abusivas, bajos salarios y desempleo cuando no se necesitan sus servicios. Las mujeres son especialmente susceptibles, ya que a menudo son el único sostén de la familia. Ganan incluso menos que los hombres, sus salarios son tan bajos que no pueden romper el ciclo de la pobreza. Reconociendo la lucha de nuestras trabajadoras, creamos un programa de estipendios para cubrir sus gastos mensuales de alimentación, que esperamos alivie las presiones de la crianza de los hijos en solitario en una de las regiones más pobres de Perú.


Dado que la viticultura es una actividad que se desarrolla durante todo el año, a menudo contamos con grandes grupos de trabajadores para el mantenimiento de las plantas, el desbroce y los proyectos de construcción. Para proyectos sensibles al tiempo, como la cosecha y la poda, necesitamos aún más manos, a veces triplicando nuestra base de trabajadores. La viticultura es una habilidad que se puede aprender. Estamos desarrollando un programa educativo con capacidad de ampliación que puede aplicarse a otras zonas remotas de los Andes que sean aptas para el cultivo de la uva. Enseñar a los andinos a cuidar las vides les permitirá diversificar sus cultivos y hacer inversiones a largo plazo para su futuro.


Los beneficios económicos de la viticultura heroica van más allá de Apurímac. En su artículo "¿Qué empresas participan en la viticultura heroica?", Marina Novato señala su importante impacto económico en todo el mundo, en Europa, América y Oriente Medio: "Tiene un papel económico decisivo en algunas zonas. Pensemos, por ejemplo, en determinadas zonas de montaña o en pequeñas islas que han encontrado, precisamente en la plantación de vides heroicas, una forma eficaz de convertir la dificultad del territorio en un gran recurso". Los microclimas de toda la cordillera de los Andes podrían ofrecer condiciones óptimas para la vitis vinifera. Imaginamos parches de vides rodeando pequeñas comunidades como el Valle de Curahuasi, inversiones a largo plazo que proveerán a generaciones de familias a lo largo y ancho de Perú.


La viticultura heroica significa mucho más que superar obstáculos físicos y geográficos. Esperamos ver más viñedos heroicos en los Andes y más allá, creando beneficios monetarios para aquellos en áreas remotas. Plantar con éxito viñedos a 3.300 metros de altura en los Andes fue ambicioso y emocionante para nosotros, pero el impacto económico fue la fuerza monumental detrás de este proyecto.



Fuentes:


"Un centro para la viticultura heroica". Centro de Investigación, Sostenibilidad Ambiental y Fomento de la Viticultura de Montaña, www.cervim.org/en/heroic-viticulture.aspx.


"Evolución De La Pobreza Monetaria, 2007-2016". Instituto Nacional De Estadística e Informática, mayo de 2017.


Lovato, Marina. "¿Qué empresas participan en la viticultura heroica?" wine2wine, 6 nov. 2018, www.wine2wine.net/what-businesses-are-involved-in-heroic-viticulture/?lang=en.

Entradas Recientes

Ver todo

Procedencia: Viñedos Apu, distrito de Curahuasi, provincia de Abancay, Región Apurímac Altitud del viñedo 2850 m.s.n.m. / Latitud: 73 ° 32'30" sur / Amplitud térmica: 20°C Suelo: Calcáreos con capa s