Buscar
  • Apu Winery

Sostenibilidad de los viñedos - Vivir y elaborar vinos sin conexión a la red eléctrica



Parte de la aventura de este ambicioso proyecto en los Andes ha sido vivir completamente "fuera de la red", lo que nos obligó a cambiar nuestra mentalidad sobre el consumo de energía y recursos. Aunque fue difícil ajustar nuestro estilo de vida, la reducción de nuestra huella de carbono y la promoción de la sostenibilidad en la elaboración del vino ha sido sorprendentemente gratificante. He aquí algunos ejemplos de cómo operamos de forma sostenible aquí en Apu:


Electricidad- El trabajo manual sustituye al de la maquinaria, como trituradoras y despalilladoras. Con la ayuda de las empinadas laderas de nuestra ubicación, tenemos un sistema de flujo por gravedad, que canaliza eficientemente el agua a nuestra casa, bodega y viñedos, eliminando la necesidad de bombas. Además, tenemos 4 paneles solares que convierten los rayos del sol en electricidad de 12 voltios, que se transfiere a 3 baterías. Un transformador convierte entonces la energía, suministrando electricidad de 220 voltios para todas nuestras necesidades.


Refrigeración: 2 paneles solares proporcionan electricidad a nuestro pequeño frigorífico y congelador. Esto es suficiente para mantener nuestros alimentos seguros para el consumo. Pronto invertiremos en un congelador solar más grande para tener refrigeradores en el sitio para ayudar a la refrigeración durante la fermentación.


Agua- El agua que abastece nuestro viñedo, bodega y hogar proviene de: escorrentía de los Andes, lagunas andinas de gran altitud y agua de lluvia. Utilizamos canalones y depósitos para recoger las precipitaciones y tanques de cemento y fibra de vidrio para recoger la escorrentía. Un sistema de tubos, válvulas y goteros forman parte de nuestro sistema de riego por gravedad, que funciona cuando la escorrentía gana velocidad al descender por la ladera de la montaña, creando la presión necesaria para expulsar el agua de los tubos y goteros. Por último, para potabilizar el agua, utilizamos un sistema de filtrado con carbón, rayos solares y un sistema de filtrado con barriles de cerámica.


Modelo de bodega sin residuos- En Apu, reutilizamos todo el material orgánico de nuestra casa y de la bodega. Los residuos de alimentos van al compost y los tallos, semillas y hollejos se utilizan para hacer aguardiente de orujo (y luego se compostan). Toda nuestra materia orgánica se utiliza como abono en el viñedo.


Orgánico siempre que sea posible- Evitamos los productos químicos nocivos siempre que sea posible. Esto se aplica especialmente a nuestras técnicas de desherbado. Como no podemos desherbar mecánicamente y no utilizamos herbicidas, eliminamos las plantas y la maleza no deseadas completamente a mano. Además, aquí en Apu hemos creado un brebaje orgánico antifúngico a base de azufre de cal, sulfato de cobre y azufre para controlar el moho durante la temporada de lluvias. Así, en lugar de rociar con fungicidas, pintamos nuestras plantas recién podadas con este brebaje, como se ve en esta foto:




Arquitectura- Parte de nuestra casa está construida bajo tierra, lo que proporciona un sistema de aire acondicionado natural cuando los días son calurosos. Estas zonas frías actúan como cámaras frigoríficas para las botellas de vino. También son útiles cuando necesitamos ralentizar la fermentación o estabilizar el ácido tartárico. Por último, la construcción de la casa se realizó con materiales reciclados y con yeso, eucaliptos y piedras de la zona.


Nos enorgullece hacer un vino delicioso al tiempo que apoyamos las prácticas sostenibles. Esperamos que nuestro modelo siga funcionando en el futuro a medida que nuestros viñedos se amplíen y nuestras necesidades de energía crezcan. Mientras tanto, estaremos atentos a los avances tecnológicos que nos permitirán operar de forma aún más eficiente en nuestra casa y bodega fuera de la red.