top of page
Buscar


La interacción entre el suelo y la vid es una danza delicada que da forma a la esencia del carácter de un vino. Entre la miríada de tipos de suelo, la piedra caliza ocupa un lugar especial, reconocida por su capacidad para aportar condiciones óptimas para el cultivo de la uva y la creación de vinos excepcionales. Hoy exploraremos las cualidades de los suelos calizos de Apu.


La piedra caliza, una roca sedimentaria compuesta principalmente de carbonato de calcio, posee atributos únicos que contribuyen a su atractivo en la elaboración del vino. Su naturaleza porosa permite un excelente drenaje, asegurando que el exceso de agua se elimine rápida y eficientemente. Esta característica evita el encharcamiento, condición que puede dañar el sistema radicular de la vid e impedir su crecimiento. Al mantener el equilibrio perfecto de humedad, los suelos de piedra caliza fomentan el desarrollo saludable de la vid y contribuyen al vigor general del viñedo.


Más allá de su capacidad de drenaje, los suelos de piedra caliza también ofrecen una rica composición mineral. El calcio, el magnesio y otros minerales esenciales presentes en la piedra caliza infunden el suelo, agregando profundidad y complejidad al perfil de nutrientes de las uvas. A medida que las vides profundizan sus raíces en la piedra caliza, dibujan el terroir de la tierra, traduciéndolo en las características de las uvas. Esta relación simbiótica entre el suelo y la vid culmina en vinos que muestran un cautivador carácter mineral, contribuyendo a su complejidad y potencial de envejecimiento a largo plazo.


Los viñedos de Apu Winery, ubicados en elevaciones notables entre 2.850 y 3.300 metros sobre el nivel del mar, se benefician de las condiciones climáticas únicas que acompañan a la viticultura de altura. Las temperaturas frescas de la tarde y la abundante luz solar a estas alturas permiten que las uvas maduren lentamente y desarrollen perfiles de sabor intrincados, al tiempo que conservan una acidez vibrante. Combinada con la infusión mineral de los suelos de piedra caliza, esta ventaja de la elevación da como resultado vinos de finura y estructura excepcionales.


Esta armonía entre el suelo, la elevación y el oficio enológico produce vinos que reflejan la esencia cautivadora de su origen. Estos vinos tienen el sello distintivo de la influencia de la piedra caliza, un testimonio de la relación armoniosa entre la tierra, la vid y las manos que les dan forma.

  • Foto del escritorApu Winery


Está claro que tenemos muchos desafíos únicos en Apu Winery, ya que la falta de oxígeno, la luz solar intensa y las fluctuaciones extremas de temperatura afectan la salud y la productividad de nuestras vides. Para combatir estos desafíos, hemos implementado una serie de prácticas sostenibles, incluido el uso de guano de cuy como fertilizante.


Los cuyes han sido durante mucho tiempo un elemento básico de la dieta y la economía peruana, y comúnmente se crían en hogares rurales de todo el país. Su guano es rico en nutrientes, incluidos nitrógeno, fósforo y potasio, todos los cuales son esenciales para el crecimiento de las plantas. Durante siglos, los agricultores peruanos han utilizado el guano de cuy para fertilizar sus cultivos y ahora estamos haciendo lo mismo.


Recolectamos el guano de cuy de los hogares locales y lo compostamos durante varios meses antes de esparcirlo en el viñedo. El proceso de compostaje ayuda a eliminar cualquier patógeno o bacteria dañina que pueda estar presente en el estiércol, al tiempo que descompone la materia orgánica y libera los nutrientes que las vides necesitan.


Desde la implementación de esta práctica, hemos visto una mejora en la salud del suelo y un aumento en el rendimiento de las uvas. El guano ayuda a mejorar la retención de agua del suelo, lo que permite que las vides soporten mejor las condiciones áridas. Además, los nutrientes del guano ayudan a nutrir las vides y promueven un crecimiento saludable.


En conclusión, el uso del guano de cuy como fertilizante en un viñedo de altitud en Perú es una forma sostenible y eficaz de mejorar la fertilidad del suelo y promover el crecimiento saludable de las plantas. Es una práctica tradicional que se ha utilizado durante generaciones y ahora se está redescubriendo como una herramienta valiosa en la agricultura moderna. Al incorporar este fertilizante natural en nuestras prácticas agrícolas, continuaremos produciendo uvas de alta calidad para las generaciones venideras.


Los Acueductos de Cantalloc, ubicados en la región de Nazca en Perú, son una maravilla de la ingeniería antigua que data de hace más de 1500 años. Estos acueductos fueron construidos por la civilización Nazca para transportar agua desde los manantiales subterráneos hasta sus campos agrícolas. El ingenio y la habilidad utilizados para construir los acueductos han fascinado a historiadores e ingenieros durante siglos, y sus principios aún se aplican hoy en día en la gestión moderna del agua.


La civilización Nazca construyó estos acueductos utilizando una combinación de canales subterráneos y de superficie. Los canales subterráneos se construyeron cavando zanjas profundas y recubriéndolas con losas de piedra para evitar la pérdida de agua por filtraciones. Los canales sobre el suelo, por otro lado, se construyeron en terraplenes elevados para proporcionar un flujo de agua basado en la gravedad. Estos canales fueron diseñados para ser muy angostos para reducir la evaporación, lo que ayudó a conservar el agua durante la estación seca.


Una de las características más notables de los Acueductos de Cantalloc es el diseño en espiral de los canales sobre el suelo. Los ingenieros de Nazca construyeron torres de piedra en forma de espiral a intervalos a lo largo de los canales, que servían como puntos de acceso para el mantenimiento y permitían que el agua fluyera en un patrón circular. Este diseño también ayudó a regular el flujo de agua, evitando inundaciones durante la temporada de lluvias.


Hoy en día, los principios de los Acueductos de Cantalloc se siguen aplicando en la gestión moderna del agua. Una de las aplicaciones más significativas es en el diseño de sistemas de riego. El uso de canales subterráneos para evitar la pérdida de agua debido a la filtración y la construcción de canales elevados para proporcionar un flujo basado en la gravedad todavía se utilizan ampliamente en los sistemas de riego modernos. De manera similar, también se aplica comúnmente el uso de canales estrechos para reducir la evaporación y la regulación del flujo de agua para evitar inundaciones. Aquí en Apu, consideramos sus sistemas de flujo por gravedad al diseñar los canales que llevan agua a nuestros viñedos.


En conclusión, los Acueductos de Cantalloc son un testimonio del ingenio y habilidad de la civilización Nazca. Sus principios todavía se aplican hoy en día en proyectos modernos de ingeniería y gestión del agua. El uso de canales subterráneos y elevados, canales angostos para reducir la evaporación y la regulación del flujo de agua para evitar inundaciones son técnicas que han resistido la prueba del tiempo. El diseño en espiral de los acueductos también ha inspirado innovaciones modernas, como la turbina de agua en espiral. Los Acueductos de Cantalloc son un excelente ejemplo de cómo la ingeniería antigua puede seguir influyendo e inspirando la tecnología moderna.


1
2
bottom of page